secretos peliculas hollywood

Los secretos detrás de las películas más taquilleras de Hollywood

¡COMPARTE!

Sin duda, Hollywood es una de las industrias más importantes en todo el mundo. Hoy día, muchos éxitos taquilleros siguen encantando a los espectadores.

Descubre los secretos que se encuentran detrás de las películas más taquilleras de Hollywood

Si eres un fanático del mundo del cine, debes conocer los secretos detrás de las películas más taquilleras de la industria.

Una idea “copiada”

La película de James Cameron, Avatar, despertó sospechas y generó acusaciones de plagio, lo que llevó a muchos a cuestionar la originalidad de su premisa.

Los críticos señalaron las sorprendentes similitudes entre la obra de Cameron y la historia de ciencia ficción de Poul Anderson, «Llámame Joe«, publicada en 1957.

La historia gira en torno a un veterano de guerra parapléjico que asume telepáticamente la forma de un humanoide de piel azul para explorar Júpiter, para luego convertirse en nativo y crear una conexión con su entorno.

peliculas de hollywoord

Sin embargo, esta no es la primera vez que James Cameron enfrenta acusaciones de robo intelectual.

En 1984 fue acusado de plagiar el concepto de Terminator de dos episodios de ‘Beyond the Limits of Reality’, un programa de televisión escrito por Harlan Ellison.

Después de una intensa batalla legal, Cameron y Ellison llegaron a un acuerdo, siendo el último reconocido en los créditos de la película, pero a pesar de las controversias que rodean sus obras, James Cameron sigue siendo una fuerza a tener en cuenta en la industria del cine.

Sus películas continúan cautivando y fascinando a audiencias de todo el mundo, dejando una marca indeleble en el panorama del entretenimiento.

Un inicio que se mantuvo

A medida que la intrincada narrativa de Endgame comenzó a tomar forma, el equipo de guionistas se encontró enfrentando un obstáculo aparentemente insuperable en forma del abrumador poder de Thanos al final de Avengers: Infinity War.

Con Thanos con todas las Gemas del Infinito necesarias y causados estragos en la mitad de la población del universo, los hermanos Russo, Christopher Markus y Stephen McFeely, se encontraron sin saber cómo reintroducir a la figura imponente en la trama sin descarrilar los cuidadosamente elaborados arcos de los demás Vengadores.

Fue solo cuando el productor ejecutivo Trinh Tran intervino con el sorprendente comentario: «Dios, realmente deseo poder matarlo«, que el equipo de guionistas comenzó a considerar la posibilidad del desenlace final de Thanos.

Después de mucho hablar llegaron a la conclusión de que tal destino sería totalmente coherente con la visión del mundo de Thanos y por lo tanto, dio origen a la búsqueda de viajes en el tiempo de Endgame, a través de la cual los Vengadores descubrieron que las Gemas del Infinito habían sido destruidas.

Tal revelación ofreció un giro poderoso y conmovedor en la saga de Endgame, dejando al público al borde de sus asientos mientras el destino del universo pendía de un hilo.

El papel de Rey

Resulta que el camino para encontrar a la actriz perfecta que encarnara el papel de Rey en Star Wars: El Despertar de la Fuerza, estuvo plagado de giros y vueltas, y hasta algunas contendientes famosas estuvieron en la carrera.

En las primeras etapas del casting, se informó que Elizabeth Olsen, Jennifer Lawrence y Shailene Woodley fueron consideradas para el papel de Rey, pero resulta que Elizabeth Olsen tuvo la oportunidad de audicionar para el papel de Rey.

Sin embargo, debido a sus obligaciones contractuales con Marvel Studios para interpretar a Scarlet Witch en la popular franquicia «Avengers», Olsen se vio obligada a declinar la oportunidad.

Al final, fue J.J. Abrams quien tomó la audaz decisión de elegir a Daisy Ridley como el papel principal de Rey.

Curiosamente, la decisión de Abrams de elegir a una actriz que era relativamente desconocida en ese momento refleja la misma jugada valiente que hizo el creador de la franquicia, George Lucas, quien optó por elegir actores menos conocidos en los papeles principales de la trilogía original.

Actuación bajo el agua

El largo y agotador proceso de captura de rendimiento para Avatar: El sentido del agua comenzó en el otoño de 2017 y continuó sin descanso durante impresionantes 18 meses.

El venerado director, Cameron, recuerda cómo los actores estaban completamente absortos en el proceso y sin distracciones que rompieran su concentración.

En ocasiones, filmaron durante impresionantes 10 a 12 minutos seguidos.

Pero, como si eso no fuera suficiente, los cineastas se propusieron llevar los límites tecnológicos aún más lejos al requerir que el elenco actuara bajo el agua.

Esto significaba que los actores tenían que enfrentar un conjunto completamente nuevo de desafíos, incluida la adaptación al entorno submarino y la tecnología especializada utilizada.

Para enfrentar estos desafíos de frente, llamaron al experto mundialmente reconocido en buceo libre, Kirk Krack, cuya experiencia en esta disciplina, que involucra la suspensión prolongada de la respiración bajo el agua y largas distancias de viaje, resultó esencial.

La escena de Jack y Rose

Cuando dos jóvenes estrellas de Hollywood, Kate Winslet y Leonardo DiCaprio fueron elegidos para la épica película Titanic, marcó un momento crucial en sus carreras.

Para romper el hielo y ambientar la escena, el director James Cameron decidió filmar una atrevida escena de desnudo con el personaje de Winslet, Rose, como la primera toma.

titanic

Aunque el plan era seguir cuidadosamente el guion, el resultado resultó ser impredecible, lo que llevó a un momento icónico y atemporal en el cine. DiCaprio, que ya estaba nervioso, se sorprendió tanto por la desnudez de Winslet que sus líneas se desviaron del guion.

En lugar de pedirle a Winslet que «se recostara en el sofá», por error solicitó que «se recostara en la cama, perdón, en el sofá«.

Este error inesperado fue tan auténtico y genuino que llamó la atención del director, quien finalmente decidió incluirlo en el corte final de la película. El momento que comenzó como una situación incómoda y comprometedora se convirtió rápidamente en una escena icónica.